Cómo se puede morir de tristeza

"ELLA SE QUITA LA VIDA A DIARIO, NO SÉ POR QUÉ"

1.- Cómo se puede morir de tristeza.

Por Nixita Vega

Cómo se puede morir de tristeza.

Emulando a un conocido mío, creo que se apellida Cortázar, diré:

Para morir de tristeza primero se ha de nacer, porque resultará más difícil morir si primero no se ha nacido. No importa la forma en que se ha nacido: si ha sido querido o no el nacimiento, si la salida ha sido de cabeza o de culo (bastante más jodido para la parturienta), si el recién nacido ha llorado unos segundos más o menos después de que el médico le atizara algunas bofetadas en el trasero, no para hacer daño, si no para hacer llorar y confirmar que el nuevo ser vive…

"La piel del pozo iniciatico" Nekane Manrique

Una vez pasado este proceso, que nunca recordarás, no lo intentes, se empieza a crecer. La persona va pasando por varias etapas. Creo que siguen una secuencia cronológica pero no estoy segura; yo he visto hombres que han llegado a ser niños y en teoría es al revés… No lo sé, por tanto no me pararé en ello.

De repente y sin saber por qué, el ser que nació bebé para ser niño es consciente de que no era deseado y se siente desdichado, el pobre. Da igual, tiene que seguir, ya está vivo. Se empeña en acaparar todo tipo de conocimientos: literarios, musicales, idiomas, deportes… Se le hace todo un lío en la cabeza y acaba tocando el piano vestido de ciclista y con una partitura que en realidad es un libro de Unamuno… Pero esto es otra historia.

Tras varios años, ve que es admirado por sus conocimientos y decide dejar de comer. La razón no la sé, posiblemente para no perder tiempo en acciones innecesarias. Durante todo este tiempo hace amigos y, como no tiene tiempo, los va perdiendo. Algunos tratan de aprovecharse de sus conocimientos. Lo consiguen sin piedad, siendo ella una calavera andante, solitaria y sin ningún tipo de ilusión, con tal cantidad de conocimientos que no le han servido de nada. Creo, que aquí empieza el proceso de tristeza: llora, llora mucho y siempre a solas. No le gusta la gente. No se gusta. No le gusta el mundo.

"Lágrimas" Nekane Manrique

Es entonces cuando unos tipos, denominados médicos especialistas en casos extremos, deciden ingresar a la persona triste, que ya no es un bebé, para que pueda ser feliz. Es difícil, no crean que uno ingresa así porque sí. Mínimo pesar unos 42 kilos y medir 171 centímetros. Para cada altura es distinto (solo ellos lo saben).

Lo que no sabía yo es que atiborrando a la persona de comida, a base de sondas conectadas a botes de nutrición y pastillas de todos los colores se consigue que una persona triste sea feliz. Evidentemente no, pero como la persona es lista y quiere salir de allí los engaña a todos y empieza a sonreír. Le devuelven sus libros, que al ingreso le habían quitado, y se deja llevar. Así se consigue salir de aquel antro. Sigue siendo infeliz.

Pasan los años y la tristeza se va acumulando, porque es como el sueño, que también se va acumulando. Como los años que también se acumulan. Es como un cúmulo de acumulaciones. La tristeza, que ya no es persona, cree encontrar entes como ella e intenta ser un poquito feliz, no mucho porque también se muere de felicidad y, creo, que morir de tristeza y felicidad a la vez no es posible…No conozco ningún caso.

Esos denominados entes, no se sabe muy bien qué son, terminan por destrozar aún más a la persona/tristeza que, no tiene otra opción, debe seguir sola. Sigue y sigue, acumula y acumula…

Como pasan los años, acumulativos, la tristeza/persona que ya no es persona, sino que tristeza, termina muriendo de sí misma. Porque aunque yo no lo crea, hay quien se cree inmortal, los he escuchado. Pero sí sé que todos morimos.

(“Yo he venido aquí a hablar de mi libro.”_Francisco Umbral)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies